Inicio

 

Estimados amigos y amigas, ya tenemos aquí el número 10 de nuestra revista.
Descargar nº 10 Revista Tehura

 

Editorial

Theoria cum Praxi: tendiendo puentes filosóficos para una sociedad compleja
Concha Roldán, Instituto de Filosofía del CSIC


Por tercer año consecutivo la Revista Tehura colabora con Más Filosofía publicando varias de las actividades que se presentaron en las Jornadas celebradas los días 23, 24 y 25 de noviembre de 2017 en La Corrala de Madrid.


Más Filosofía surge en 2015  promovida por un colectivo de personas e instituciones implicadas en la filosofía desde distintos ámbitos: filosofía práctica, profesores de secundaria y universidades, investigadores, diseñadores, escritores,… con la intención fundamental de recuperar para la Filosofía otros espacios que los meramente académicos, en los que presentar a la sociedad una Filosofía renovada y que sale al encuentro del ciudadano. Con otras palabras, quiere transmitir que la filosofía que se debería enseñar en las escuelas y universidades no es ajena a la Vida, que las investigaciones teóricas que llevan a cabo filósofos y filósofas no son sino la otra cara de la moneda de las problemas y preocupaciones –científicos, éticos, políticos, …- de la propia Sociedad. Más aún, pretende poner de manifiesto la utilidad que los saberes filosóficos tienen para que la ciudadanía desarrolle su capacidad crítica para comprender y juzgar la realidad, y consecuentemente, para tomar mejores decisiones y generar un diálogo social y político que mejore nuestra vida en común, sin que los avances tecnológicos y las comunicaciones por internet y redes sociales reduzcan nuestra creatividad ni la pluralidad y complejidad humanista de nuestra cultura.
Esta voluntad de la Filosofía de bajar de su torre de marfil y salir a la calle no es con todo nueva. Desde sus orígenes la Filosofía había mostrado su relación con la sociedad, demandando la función y el valor públicos de un saber en apariencia abstracto. Un desiderátum del que el movimiento ilustrado hizo bandera en los orígenes de la modernidad, bajo el lema Theoria cum praxi acuñado por Gottlieb Wilhelm Leibniz y difundido por Inmanuel Kant, Mary Wollstonecraft o Emilie de Châtelet, y que a partir del siglo pasado –siglo XX- se planteó de manera más pragmática, preguntando por el sentido y la utilidad de la enseñanza de ese ‘saber por excelencia’ que llamamos Filosofía.


Sin embargo, y a pesar de sus demostradas bondades para desarrollar en los seres humanos tanto sus capacidades de abstracción como las habilidades prácticas, la Filosofía ha ido desapareciendo de los planes de estudio de la enseñanza secundaria -LOGSE, 1990; LOCE, 2002; LOE, 2006; hasta llegar a la nueva Ley de educación, la LOMCE en 2013-,  y se ha ido reduciendo paulatinamente a la mínima expresión en las Universidades y los Centros de Investigación. Nadie parece discutir la utilidad de las Matemáticas en los planes de estudio, cuando múltiples estudios demuestran que aquellos planes de estudio que promueven la Filosofía –y no sólo la Lógica, sino también la Ética y la Historia de la Filosofía- contribuyen a desarrollar y afianzar en los estudiantes también las capacidades de abstracción, mucho más que las Matemáticas. Unas convicciones que , sin intención de banalizar, tuvieron su desencadenante en los Estados Unidos de América, y que han ido influenciando poco a poco a través del llamado ‘efecto globalización’ tanto en países europeos como iberomericanos, de la mano de una crisis socio-económica, política y cultural que afecta sobre todo al occidente euro-atlántico, que no solo ha puesto en cuestión la hegemonía mundial de occidente, sino que también ha desembocado en lo que en otros lugares he denominado como ‘adelgazamiento y deformación’ de nuestros propios conceptos ético-políticos.


Con todo, la Filosofía se resiste a ser relegada en las aulas de los institutos y universidades, e incluso está teniendo una notable promoción en nuestra sociedad española en los últimos tiempos, como inevitablemente se han hecho eco los medios de comunicación. ¡Ojalá que nuestros políticos recapaciten y apoyen una vuelta sensata y razonable de los saberes filosóficos a los planes de estudio y por ende a nuestra sociedad! Lo que la política occidental contemporánea –y España e Iberoamérica no son en esto excepción- necesita es de gobiernos cultos y expertos que no hagan de la educación un campo de experimentación que utilice a nuestros hijo como ‘conejillos de indias’; gobiernos que ‘sepan’ conjugar los saberes de las ciencias y las humanidades, y contribuyan a superar la ‘teoría de las dos culturas’, haciendo a las ciencias inseparables de la educación filosófica y ética de la ciudadanía…
En este movimiento de lo que me gusta calificar de ‘activismo filosófico’ han jugado un papel muy importante algunas asociaciones , como la Sociedad Española de Profesores de Filosofía (SEPFI) y la Asociación española de Ética y Filosofía política (AEEFP), creadas ambas en 1979, o la Red española de Filosofía, que nace en 2013, bajo la coordinación del entonces Decano de la Universidad de Murcia, con la intención de tender puentes entre la enseñanza secundaria, la universitaria y la investigación de la Filosofía, que modestamente represento desde la Dirección del Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y de generar una sana crítica hacia las agencias de evaluación (ANECA, ANEP y CNEAI) y de investigación (AEI), que con el control de los ámbitos de la investigación y docencia universitaria (sexenios, proyectos de investigación, acreditaciones , títulos de grado, máster y doctorad, etc.) están dando al traste con la autonomía universitaria y con el propio sentido de la enseñanza de la Filosofía.


En este ámbito de la lucha por la defensa y difusión de la filosofía crece y se va renovando en sus ediciones anuales desde 2015 Más Filosofía, apoyada en su quehacer por  el Instituto de Filosofía del CSIC; las Universidades madrileñas –UAM, UCM, UNED, URJC, UC3M, UAH- y algunas universidades del ámbito nacional, que este es el signo Más Filosofía frente a otras ediciones similares en Barcelona o Donosti; algunas asociaciones como la REF o la SEPFI; diseñadores como FILOSOFERS y movimientos mucho más prácticos como Filosofía para Niños –Filonenos- o Consultoría Filosófica. Celebrándose siempre una semana después del tercer jueves de noviembre designado por la UNESCO en 2002 para conmemorar el Día Mundial de la Filosofía. Con lo que en 2018 las Jornadas de Más Filosofía tendrán lugar los días 22, 23 y 24 de noviembre, y esperamos poder contar también con la participación de Tehura –a cuyo director, Dario Barboza, agradecemos cordialmente el apoyo- para poder publicar las actividades que allí se realicen.


En este número 10 que aquí presentamos y cuya lectura recomendamos vivamente, podemos encontrar la pluralidad de filosofías teóricas y prácticas de las que he venido hablando, pues la Filosofía se dice de muchas manera y de muchas maneras quiere responder a las diversas realidades de nuestro presente, a la complejidad de preguntas que se hacen nuestras sociedades. Así junto a las aportaciones de jóvenes filósofas y filósofos (SIJI-IFS-CSIC) que se plantean el discurso filosófico en diálogo interdisciplinar, nos encontramos con reflexiones políticas –sobre el capitalismo o el populismo, o pensadoras como Hannah Arendt-, de política académica –como el informe PISA-  o sobre las redes sociales, apuestas estéticas –como El naufragio de la Medusa- o talleres filosóficos, entre los que cada vez aparecen de manera más pujante aquellos que se plantean la invisibilidad y ausencia de las mujeres filósofas de las historias de la filosofía, y que hace pie en el arraigado prejuicio  de que las mujeres son inferiores en muchos aspectos, entre ellos el de las capacidades de abstracción necesarias para el estudio de las matemáticas o la filosofía, cuando en realidad es su exclusión del desempeño de tareas profesionales y políticas en la vida pública lo que las relegó a cumplimiento de tareas domésticas, aspectos que fueron tematizados y argumentados por muchos filósofos varones, como muy bien recoge en este número el texto de Mónica Alario y María Ávila Bravo-Villasante: Los hombres que no amaban a las mujeres. Difícilmente podremos reflexionar sobre un mundo en común, si dejamos fuera a la mitad de la humanidad y a todas y todos aquellos que por una u otra razón no encajan en los anquilosados cajones de sastre de unas convicciones ético-sociales periclitadas. No se puede meter vino nuevo en odres viejos. ¡Piensa libre, vuela alto! Disfruta con la lectura y sigue pidiendo ¡Más Filosofía!

Descargar nº 10 Revista Tehura

Esperamos que la disfrutéis.

Revista Tehura.

Revista de cultura, pensamiento y saberes.

ISSN: 2254-0830

Tehura Logo