Artículos

Ilustración de Asun Balzola

Recordaba Asun que en el Museo de Orsay le había llamado la atención las palabras de una niña de unos 8 años, respondiendo a la insistencia de su madre en hacerle valorar la maestría con la que Seurat había representado a un caballo blanco en su cuadro El circo: yo también lo sé hacer así.

En la reciente exposición “La abstracción del paisaje” de la Fundación March, quien escribe estas líneas observó una escena parecida cuando un padre se empeñaba en demostrarle a su hijo la destreza con la que Vincent van Gogh había dibujado un caballo en su cuadro “Campos y jardines”, y el niño -solidario, sin saberlo, con aquella niña de Asun en el Orsay- le respondió: yo lo hago igual.


Apuntes para una leyenda


Conversando con Asun



Recordaba Asun que en el Museo de Orsay le había llamado la atención las palabras de una niña de unos 8 años, respondiendo a la insistencia de su madre en hacerle valorar la maestría con la que Seurat había representado a un caballo blanco en su cuadro El circo: yo también lo sé hacer así.

Ilustración de Asun Balzola

En la reciente exposición “La abstracción del paisaje” de la Fundación March, quien escribe estas líneas observó una escena parecida cuando un padre se empeñaba en demostrarle a su hijo la destreza con la que Vincent van Gogh había dibujado un caballo en su cuadro “Campos y jardines”, y el niño -solidario, sin saberlo, con aquella niña de Asun en el Orsay- le respondió: yo lo hago igual.

La perplejidad de Asun en su observación de entonces provenía de no admitir muy razonablemente que las personas mayores suelen actuar obligando a que los niños admiren la maestría puesta en la ejecución de una obra de arte. Pero aquí podríamos preguntarnos por qué raro pudor Asun no relacionó este episodio de París con su admirable capacidad defensiva: el rarísimo mérito de una artista que, más allá de su elaborada formación cultural, se hizo  invencible en su natural disposición para crear como jugando.






Un decálogo para aprender a jugar con Asun Balzola



Con tu blusa de agua y tu frente de luz.


Una escalera de grises azulados con malvas claros para renovar la forma de tomarse de la mano.

Ilustración de Asun

Secretamente, como tú, todos preferiríamos dormir reunidos y dar calidez a los tonos cenizas con calma y saliva.


¡Qué dolor no paraliza y posterga lo soñado.?


Sin embargo tú alzaste el pincel para dejar caer un punto azul como una isla de felicidad para los demás.

Ilustracion de Asun

Antes de sumirte en la soledad contemplativa preferías combatir con editores o con bomboneros.


Gracias a ti aprendimos a liberar cada cosa de su tinte, en la alacena la flor, en la merienda el mantel.

Ilustración de Asun

Cada pato con su caracol, y el saltamontes contorneado y abierto hacia el gato anaranjado de la página siguiente.


¿Qué color no nos lo hiciste tan ilusionable como el de un par de sandalias para una expedición fantástica?


Por eso, Asun, aquí te apunto una leyenda que se refiere a ti, dice:  la sombra no existía antes de que se hiciese la luz, por eso nosotros diremos que con el agua sucedió algo semejante cuando pintaste un pez redondo sobre un verde esmeralda suavísimo.




  Datos biográficos de Asunción Balzola Elorza

(Bilbao, 18 de julio de 1942 - Madrid, 22 de junio de 2006) 

Ilustración de Asun

Ilustradora, escritora y traductora española. Estudió pintura y grafismo en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, tras recuperarse parcialmente de un grave accidente de coche. También trabajó en los campos de la publicidad y en el diseño gráfico. Su archivo y biblioteca personal fue legado, de manera póstuma, al Centro de Documentación Infantil de la Biblioteca Central de San Sebastián

Desempeñándose en las asociación de Ilustradores y de Artistas españoles fue una tenaz defensora de sus colegas.


Algunas obras ilustradas por Asun Balzola:


Ilustración de Asun


   * Las noches del gato verde. Textos de Elizabeth Mulder. Anaya. 1962.

    * Cancionero infantil universal. Bonifacio Gil. Aguilar. 1965. Premio Lazarillo.

    * Platero y yo. Juan Ramón Jiménez. Bruguera. 1980.

    * Zuecos y naranjas. Montserrat del Amo. La Galera. 1981.

    * La bruja doña Paz. Antoniorrobles. Miñón. 1981.

    * Txitoen istorioa. Bernardo Atxaga. Premio Manzana de Oro de la bienal de Bratislava. 1985.

    * La cacería. Bernardo Atxaga. Altea. 1986.

    * Celia en la revolución. Elena Fortún. Aguilar. 1987.

    * Un montón de Unicornios. Ana María Machado. SM. 1990.

    * Papá ya no vive con nosotros. Manuel Alonso. SM. 1992.

    * Poemas para la pupila. Juan Cruz Iguerabide. Hiperión. 1995.

    * El primer gigante. Teresa Durán. La Galera. 1995

    * Cuando los gatos se sienten tan solos. Mariasun Landa. Anaya. 1997

    * El niño dibuja la noche. Scott Foresman. 1999

    * Desde mis ruedas. Alberdania 2002.


Enlaces de consulta:


http://www.asunbalzola.com/